Deportes y estudios

Tatiana Tavella
Tatiana Tavella se recibió de Bioingeniera en el mes de marzo del 2015. Ingresó a la FIUNER en el año 2003 y luego de 13 años, pudo graduarse en el marco del Proyecto Delta G-PEFI.
Tatiana cuenta su historia: Soy de Paraná, ingresé a la FIUNER en el año 2003, si bien durante toda mi niñez y juventud estuve muy vinculada al deporte, lo cual propiciaba mi ingreso al Profesorado de Educación Física, al momento de elegir la carrera universitaria opté por Bioingeniería. Tatiana  estaba en plena carrera deportiva e  integraba la Selección Argentina de Sóftbol, recuerdo que ese mismo año participé del Mundial Juvenil que se realizó en Nanjing, China. Continuó diciendo que cuando, en el año 2010 participamos del  Mundial de Sóftbol de Mayores en Venezuela, sentí una emoción enorme, era la primera vez en la historia de mi deporte que Argentina clasificaba a un Mundial mayor femenino. Cumplí uno de mis sueños y cerré una etapa.
 
El recorrido hasta llegar a la meta
 
En el 2004 fui convocada para formar parte de la Selección Mayor con todo lo que eso implicaba: entrenamiento de alto rendimiento, viajes y torneos. La Facultad pasó a un segundo plano, sostiene. Nunca dejé de cursar y con mucha ayuda de mis compañeros que me ponían al día y me prestaban apuntes, logré avanzar en la carrera aunque fuera de a poco destaca la profesional.
 
La prioridad
Con 26 años dejé el sóftbol de alto rendimiento para dedicarme de lleno a la facu, fueron dos años intensos, hasta que en noviembre de 2012 terminé de cursar. Ese verano del 2013 rendí algunas materias y en marzo me fui a vivir a Buenos Aires. Realicé mi pasantía en el Hospital Nacional “Profesor Alejandro Posadas”, en el área de reparaciones y mantenimiento de productos médicos. Tuve la posibilidad de conocer uno de los hospitales más importantes de nuestro país y me animo a decir, del continente. Convivir día a día con excelentes profesionales que trabajan con su vocación a  flor de piel, caminar por pasillos de los años ´50 y entrar a un quirófano de última generación, conocer historias de vida de todo tipo y color fue una experiencia tan interesante como enriquecedora.
 
La decisión de recibirse
Finalizada mi pasantía, comencé a trabajar en una empresa relacionada a la Bioingeniería en Buenos Aires, en el sector de calidad. Me faltaban algunas materias por rendir y el Proyecto Final, pero el ritmo de trabajo fue restando tiempo de estudio y todo se volvió muy difícil.
En 2014, me entero por el boletín de la facultad del proyecto Delta G,-PEFI- . Entusiasmada por la iniciativa, contacto con los directivos de la FIUNER y me anoto. Realmente fue una motivación muy grande, este proyecto me dio el impulso que necesitaba para terminar de cerrar esta etapa.
 

Después de un año de mucho esfuerzo, entre trabajo y estudio, entre Buenos Aires y Oro Verde, logré defender mi Tesis y recibirme como Bioingeniera.  El 27 de marzo de 2015, 13 años después de ingresar a la facultad, cumplió un nuevo  sueño: recibirse. Quiero agradecer a mi familia por acompañarme siempre, estos logros, de competir en alto rendimiento y a la vez estudiar una carrera tan importante, nunca los hubiera logrado sin su apoyo.

Fuente: Portal de Ingeniería