El país necesita Bioingenieros

Cristian dando clases
Cristian Niveyro ingresó a la Facultad de Ingeniería en 1994, interesado por la carrera de Bioingeniería. En el 2015, se recibió en el marco del Proyecto Delta G, PEFI.

La posibilidad del título
Faltando  sólo el proyecto final, se fueron presentando adversidades que, si bien eran ajenas a el, lo fueron retrasando. Fue entonces que recibió un mail de la facultad interesándose sobre las etapas en las que estaba su proyecto y "motivándome a presentarme al Programa PEFI, en el marco del proyecto Delta G". Fue  en ese momento que decidió enviar toda la documentación requerida y fue aceptado.
“Esta aceptación fue una gran motivación para sacar tiempo de cualquier lugar para terminar el proyecto, así fue que pase casi todas mis vacaciones sentado frente a una pc trabajando para terminar lo que en 1994 había empezado, no lo habría logrado sin la ayuda y comprensión de mi familia quienes me apoyaron en todo momento”, enfatizó Cristian.
 
El inicio
Si bien cursó y aprobó las primeras materias del programa, a lo largo de la cursada hubo muchos altibajos sobre todo teniendo en cuenta los momentos de crisis económica como la del 2001. Luego de finalizar el cursado de l primer tiempo, Cristian decide regresar a Concordia, su  ciudad natal para empezar a trabajar e independizarse y seguir rindiendo las materias que le faltaban. Pero “no siempre las cosas resultan como uno las planea y se hacen como uno puede; así mi trabajo como Jefe de Bioingeniería en el Hospital Masvernat, el nacimiento de mi hija, la vida de familia y la vida cotidiana en general poco a poco fueron ocupando cada vez más espacio en mi vida y pasaron a ser prioritarios. Era poco el tiempo que podía disponer para terminar de rendir las materias y realizar el Proyecto Final. Nunca pensé en la posibilidad de abandonar la carrera pero cada vez le dedicaba menos tiempo".

Reflexión final

Por último, el flamante profesional sostuvo que “la propuesta es muy positiva para quienes les falta poco para recibirse y no se deciden a darle el último impulso a la carrera. Estoy muy contento porque se concretó un sueño muy anhelado, abriéndose nuevas puertas y posibilidades de trabajo. Argentina nos necesita en serio, el país necesita Bioingenieros".

Fuente: Facultad de Ingeniería
Publicado: 25-09-2015