"Estoy agradecida a la Facultad"


En el marco de la VI Jornada de Graduados realizada el  jueves 26 de abril en la Facultad de Ciencias de la Alimentación de la UNER, Entrevista a Patricia Follonier, una de las graduadas de las primeras promociones de la Tecnicatura en Gestión Gastronómica,  contó su experiencia demostrando con hechos lo que se puede lograr combinando la formación académica con el esfuerzo y las ganas de crecer.

Su experiencia en la Facultad 
-En esta Facultad de Alimentos me abrieron las puertas. Fue una experiencia muy buena porque yo soy de General Campos que es una población muy chica y no tenemos esta posibilidad de poder estudiar. Cuando salió esta carrera no dudé en anotarme para poder lograr el objetivo, mas allá de que en ese momento estaba haciendo otra cosa totalmente distinta, pero la gastronomía siempre me gustó y pensé que esa era mi oportunidad.
La verdad es que fue un gran sacrificio porque tenía que viajar todos los días desde mi pueblo. Recuerdo que cuando teníamos trabajos prácticos había que ir con todos los bolsos con los elementos necesarios. Pero todo eso valió muchísimo la pena y estoy agradecida a la Facultad por toda esta enseñanza que me ha dado; por todas estas herramientas que me brindó y que hoy en día las puedo aplicar; es algo que me sirvió mucho para la vida.

Lo laboral después de la graduación
-Haciendo mi pasantía en el Hotel Ayuí pude realmente ver como se trabajaba en una cocina. Tuve la posibilidad de trabajar en eventos y aprender cual era la dinámica de una empresa gastronómica.
Una vez que terminé la práctica en el hotel, yo necesitaba trabajar en algún lado si o si, porque al tener una familia, la responsabilidad y el compromiso es mayor. Entonces, tomé un tiempo de moza en una restaurant en el año 2010 pero eso no era mi fuerte. Luego hice pastas en un club pero no era mucho lo que ganaba en ese lugar. Ante esto, un día me dije; mientras busco un trabajo voy a hacer pastas en mi casa teniendo en cuenta todas las herramientas adquiridas con mi estudio. Así fue que comencé a hacer pastas frescas los fines de semana hasta que en abril de 2011 y, gracias al jefe de cocina del Hotel Ayuí que me ayudó y me avisó que en el Hotel San Carlos estaban necesitando ayudante de cocina.

Nueva experiencia
Me anoté y dejé mi curriculum con la esperanza de que me llamen; y así fue, a los cuatro días me llamaron.
Al principio la tuve que pelear un poco porque ellos en realidad estaban interesados en personal masculino para el sector de cocina pero al final me tomaron a mí.
Empecé como ayudante de cocina por un año y medio o dos; luego se me dio la posibilidad de ser la cocinera y actualmente estoy como Jefa General de Cocina en todo el Sector. Este es un trabajo con mucha más responsabilidad en tanto dirijo al personal, soy la encargada de hacer los pedidos, de diseñar el menú, recepción de mercaderías, confecciono las fichas técnicas y también estoy cocinando. Así que más adelante la idea es que yo pueda dejar un poco la cocina pero por ahora hay que cocinar porque no somos muchos.

Una experiencia como capacitadora de los más chicos
-Fui convocada por el Sindicato Gastronómico para realizar el “Curso de cocineritos” y acepté. Fue una experiencia nueva para mí trabajar con niños y ver el entusiasmo con el que realizaban las actividades era realmente fue admirable.

Proyecciones a futuro
-Todos los días cuando me levanto pienso en superarme porque ya estoy en una etapa en la que tengo que mirar hacia el futuro y ver qué puedo hacer para tener algo propio y dejar de ser una empleada.
Estoy trabajando y perfeccionando un microemprendimiento que se llama “Dulce deseo” aunque a decir verdad, mi trabajo como Jefa de Cocina me demanda mucho tiempo y se me dificulta dedicarme de lleno a este emprendimiento propio, pero estoy convencida que lo voy a lograr. Además tengo otras ideas más pero no las quiero sacar a la luz hasta tenerlas listas, pero siempre hay que avanzar en lo que uno cree que es lo mejor y ponerle todo el empeño.

Mensaje para los jóvenes y adultos
-Lo que puedo decir es que para aquellos que tienen la posibilidad de estudiar que lo aprovechen, porque hoy en día, si no tenés un titulo, no es fácil conseguir un trabajo digno. Una puede ver que en el ámbito gastronómico y en muchos otros sectores también, se abusan y tienen al personal de manera informal, sin los beneficios que les corresponde.
Otra de las cosas que es importante tener en cuenta es que hay que actuar sin miedo, mientras se hagan las cosas honestamente y saber que se puede. Todo a su debido tiempo, pero todo lo que uno se propone, se puede lograr.

-Entrevista realizada por Juan Manuel Carmele, pasante de Comunicación Social de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional de Entre Ríos.

 Publicado 15-05-2015