Ingenieras innovadoras


El plan de negocios de las bioingenieras María Laura Menghi y Luisina Novella para su línea de desarrollo destinada a pacientes que deben permanecer acostados fue seleccionado en el marco de una convocatoria realizada a nivel nacional por el Banco Santander.
En el orden de méritos fueron reconocidas con el tercer lugar, lo que significa, 30 mil pesos. “Ese dinero los vamos a destinar a comprar maquinaria para la elaboración de productos blandos” dijo Menghi a EL DIARIO.
Las emprendedoras están vinculadas tanto a la Universidad Nacional de Entre Ríos (UNER) como a la Universidad Nacional del Litoral (UNL). En ésta última, su firma Ingenia se encuentran “encubada”, lo que implica el respaldo institucional en cuanto a capacitación, asesorías, guías y espacios para funcionamiento, explicó la especialista.
Ambas mujeres están dedicadas a buscar “soluciones ergonómicas” tanto para el uso profesional como personal. En este sentido, diseñan y la fabrican productos para el cuidado postural, seguridad y protección de las personas en ámbitos de terapia y rehabilitación como en contextos hogareños o de trabajo.
La idea inicial surgió en 2007 “durante el desarrollo de nuestra tesina de grado de la carrera de Bioingeniería de la Universidad Nacional de Entre Ríos, cuando desarrollamos y construimos el prototipo del Sistema de Descanso y Movilización de personas” cuentan las profesionales. En aquel momento, para llegar al mencionado producto, asistieron a un geriátrico y a un centro de rehabilitación donde se encontraron con la necesidad (manifestada por enfermeras, cuidadores y pacientes) de un dispositivo que permitiera trasladar a las personas postradas a una sala comunitaria con el objetivo de que interactúen y mejoren su calidad de vida.
Ese fue el comienzo de un emprendimiento que se consolidó entre 2010 y 2011 y que ha logrado fabricar varios productos que hoy se utilizan en hospitales, clínicas de institutos de varias provincias.
LÍNEA. El actual reconocimiento está destinado al “sistema Prono” que facilita la movilización de pacientes desde la postura supina (boca arriba) a prona (boca abajo) y viceversa. Los dispositivos de esta línea permiten mantener despejadas las zonas sensibles del paciente como tráquea, esternón, abdomen y genitales.
Según indicó Menghi, la utilización de esta tecnología permitió reducir a la mitad el porcentaje de mortalidad en algunas enfermedades que obligan a los enfermos a estar acostados.
Con este objetivo han elaborado almohadones de diferentes dimensiones y funciones que están confeccionados con tela impermeable y son aptos para su desinfección. También desarrollan sujetadores como muñequeras, tobilleras, arnés axilar, soporte torácico, cinturón pélvico, cinchas de tracción, cinturón de levantamiento o deambulación.
RECONOCIMIENTO. Ésta no es la primera vez que Menghi y Novella reciben un incentivo por la labor realizada en el área de la biomedicina. La Cámara Argentina de Comercio les otorgó el segundo lugar en el marco del premio al mejor plan empresarial. La recompensa fue una tutoría por 12 meses por su Sistema Postural Decúbito Ventral.
En 2014 también fueron las ganadoras del Concurso Emprendimientos Innovadores del Banco Nación. Así mismo, el año anterior, habían obtenido la mención al Liderazgo empresarial del premio Joven Empresario Argentino de la Federación Argentina de Jóvenes Empresario de la CAME.

Emprendimiento.
Según se informa en la página oficial de la firma, Ingenia es la única empresa de su tipo en Argentina. Los productos se destacan “por la calidad de sus materiales y terminaciones, de uso simple e intuitivo, de larga vida útil y versatilidad” aseguran las emprendedoras.

Fuente: eldiario.com.ar