Innovación al servicio de la gente

Ricardo Rodríguez, es Bioingeniero egresado de la Facultad de Ingeniería de nuestra Universidad. A partir de su trabajo en la empresa Bioparx, creó junto a un grupo de científicos, el primer brazo biónico de América Latina. El Área de Graduados entrevistó al Bioingenierio Ricardo Rodríguez para la nueva producción gráfica de la Universidad, la revista Riberas.
Rodríguez participa de actividades de emprendedorismo de la Oficina de Vinculación Tecnológica de la Facultad de Ingeniería (OVT-FIUNER) y organiza el Rally Latinoamericano de Innovación de 2014 y 2015. Además de impulsar proyectos innovadores desde OVT-FIUNER, favorece la transferencia de experiencia a nuestros estudiantes.

-¿Por qué decidiste estudiar bioingeniería y cómo fue tu paso por la Universidad?
Desde la secundaria ya sabía que quería estudiar bioingeniería. Me interesaba la posibilidad de aplicar la tecnología a mejorar el desempeño y bienestar de las personas. Realicé la carrera al mismo tiempo que trabajaba. Esto me dio mucha experiencia en el trabajo con grupos, en el trato con las personas, en la responsabilidad de cumplir con los objetivos. En los últimos años de la Facultad ya formaba parte de Bioparx, lo que me permitió seguir trabajando de lo que me gusta.

-Al momento de trabajar en la creación del brazo biónico, ¿cuáles fueron las principales dificultades que tuvieron que enfrentar y cómo las resolvieron?
Desarrollar tecnología médica en Argentina es un desafío enorme; y llegar a un producto con las certificaciones necesarias es un desafío aún mayor. El prototipo estaba funcionando desde hacía más de 5 años, pero tuvimos que recorrer un largo camino hasta convertirlo en un producto médico “industrial”. Esto generó muchas dificultades financieras porque hasta no cumplir con los requisitos regulatorios, no podíamos generar ingresos. Hoy la empresa se autosustenta.

-La creación del brazo significa un gran aporte para personas discapacitadas. En este sentido, ¿cómo entendés la relación entre la ciencia y la sociedad?
Uno a veces no se da cuenta del impacto que genera lo que se está haciendo. Sin embargo, hay momentos donde uno puede detenerse y presenciar, por ejemplo, el instante en que una persona vuelve a sentir que puede hacer cosas que hace años que no hacía. Eso es muy reconfortante y motivador. Uno de nuestros objetivos principales es seguir trabajando para que gobiernos y obras sociales conozcan los beneficios de la prótesis, y que esta tecnología, que hoy es para unos pocos, sea utilizada por la mayor cantidad de personas.

-El brazo se encuentra producido por un grupo de científicos entrerrianos. ¿Cómo observas el estado actual del desarrollo científico y la producción tecnológica en la provincia?
Actualmente se está viviendo un momento muy importante en lo que respecta a investigación y desarrollo. Las políticas públicas han favorecido en gran medida este crecimiento. Argentina desarrolla y fabrica tecnología que hasta hace un tiempo era exclusiva de unos pocos países. Pienso que el capital humano y del conocimiento está a la altura y que cuenta con un apoyo en constante crecimiento. Particularmente en la provincia se ha avanzado mucho en el campo de los Productos Médicos y del Software, aunque quedan cosas por hacer. Creo que se debe trabajar más por parte de las universidades en el campo del emprendedorismo y en la motivación de los estudiantes en esas competencias.

-Para finalizar, ¿qué otras líneas de investigación vienen trabajo y que proyectos tenés a futuro?
La empresa tiene varias líneas de trabajo. En particular destacamos una línea de desarrollo de injertos óseos de origen animal, para aplicaciones en neurocirugía, odontología y traumatología. Al momento está en escala piloto y pensamos comercializarlo a partir del 2017. Para competir en otra gama de prótesis biónicas, estamos trabajando en articulaciones activas de codo y muñeca. Además de seguir creciendo con la empresa, espero seguir trabajando como hasta ahora en ámbitos relacionadas al apoyo a emprendedores y a la docencia.

el brazo bionico

Publicado: 15-10-2015